“Pogonofilia”: La moda que se toma el look de los famosos


Gillette, las ventas globales de unidades de hojas de afeitar cayeron a un ritmo anual de 1,5% cada mes.Frente a esto es que las empresas han tenido que reinventarse creando máquinas máquina para la “geografía masculina” como lo hizo Gillete o un concurso para buscar a “los mejores barberos de Santiago” en el caso de la marca Schick.