Los 4 sexos al segmentar

Los 4 sexos

No mire para los costados.

No indague con su mirada inquisidora la vestimenta del vecino ni del señor que viaja junto a Ud. en el tren. Ni menos, por favor, se fije si la señorita que compra el pan junto a Ud. tiene barba.

Puede resultar golpeado y el objetivo de este artículo no es enviar gente al hospital, sino mas bien compartir con el lector un enfoque más sobre el estilo de comunicación que puede darle a sus mensajes, productos o marcas.

Todas las empresas tienen que comunicarse con sus públicos. Suele pasar que la estructura de comunicación está “atada” a preconceptos que hacen que los mensajes caigan en saco roto.

La comunicación es como la lluvia … tiene que penetrar en la tierra (el público) para que la semilla pueda crecer fuerte. Si la comunicación es como una lluvia fuerte, excesiva, casi siempre se hace barro que no es para nada útil, salvo para que se jueguen felices los cerdos. Es una pérdida de recursos.

La lluvia buena, la que sirve, la que cimenta conductas sostenibles en el tiempo es la suave pero permanente. Penetra hasta el fondo de la tierra y la humedece de tal forma que la convierte en una tierra apta para la siembra. La comunicación no es solamente publicidad. Las empresas se comunican con sus mercados de diversas formas: publicidad, colores, precios, modelos, gacetillas, auspicios, empleados, locales comerciales, logos, marcas.

 

Hay empresas que se empeñan en este último tipo de comunicación. Van “regando” el “suelo del mercado” … sin darse cuenta del tipo de suelo que tienen. Riegan bien en un terreno no muy conocido. También es una pérdida de recursos.

El mercado es como el suelo frente al agua. Hay de diversos tipos: impermeables,  pedregosos, secos, saturados, aptos, etc.

Siguiendo con la analogía, hablaremos un poco sobre 4 tipos de “suelos”.

 

Aspiro a que este artículo se tome más como una toma de conciencia de que no existe una sola forma de comunicar; sino que hay muchas y que este esquema ayude a incorporar una línea de pensamiento. En realidad, pienso que los mercados se conforman con relación a la manera de vincularse que tienen las personas, con los productos bajo ciertas circunstancias. Es mucho más complejo. Este esquema que presento, es una simplificación sobre algo que muchas veces se presenta como absoluto y sencillo. Y de absoluto y sencillo no tiene nada.

De chicos nos enseñaron que los seres humanos tenemos 2 sexos. Es cierto: varones y mujeres.

A lo que le agregamos que los seres humanos tenemos, adicionalmente, 2 perfiles. Un perfil varonil y otro femenino.

Desde esta perspectiva, podemos formar la siguiente figura

 

   

Varón

Mujer

Perfil

Masculino

Picapiedras

Actual

Femenino

Yoísta

Rosa

Veamos cada uno de ellos:

Picapiedras

Es el varón con perfil masculino. Pedro Picapiedras. En términos simpáticos es el “troglodita” que tiene conceptos sociológicos del pasado, en donde el varón, por el sólo hecho de serlo, tiene prerrogativas y derechos que las mujeres no tienen. De igual manera, además de esos derechos, también tiene “prohibiciones”. Incluso algunas de ellas son muy graciosas: “yo no uso shampoo porque eso es para mujeres”, por ejemplo. Suelen ser reacios a la incorporación de productos de orden personal y frente a ciertos colores en relación a ciertos productos.

 

Yoísta

El comienzo de esta tipología nace cuando el varón comienza a “ver…se”. Descubre que la presencia personal es importante y que hay productos (de las mujeres) que son aplicables a él. Aunque algunos no lo sean tanto. Por ejemplo, hay cosméticos para mujeres que tienen una composición química distinta a los que tienen que usar los varones. Hay muchas industrias orientadas al Yoísta: cosméticos como dijimos, gym, bijouterie, vestimenta, cirugías estéticas, etc. Cada vez hay más varones que se van inclinando hacia esta tipología. No nos estamos refiriendo a situaciones extremas sino a la incorporación natural de decisiones de consumos que antes los varones no tenían en cuenta. Operarse la bolsa de los ojos, años atrás era impensado … hoy son muchos los varones que lo tienen en cuenta.

 

Actual

Esta tipología, tal vez, sea la reacción más impresionante que hemos vivido últimamente. No es este artículo el lugar para discutir o plantear las causas de este profundo cambio femenino. Pero que la mujer cambió, no hay dudas. Hay un pasaje violento desde una posición pasiva dentro de la estructura familiar hacia una postura mucho más activa. Sale a la calle a enfrentar la vida. Y lo hace de distintas formas: estudiando, trabajando, participando. Ella es conductora o co-conductora de los destinos de la familia y de las unidades de negocios a las cuales está vinculada. Desde el punto de vista del marketing, también existe una incorporación de productos antes estrictamente “masculinos”. Productos de tecnología, autos con ciertas características, etc.

Rosa

Es la mujer que se quedó en el tiempo, que añora épocas en donde el rol de la mujer era absolutamente pasivo respecto de la lucha cotidiana en el trabajo y las obligaciones externas. Es la reina del hogar y tiene bajo su cuidado la crianza y educación de los hijos. No sabe ni quiere saber qué es lo que pasa fuera de su reinado, su casa. Responde a pautas culturales que premiaban este tipo de enfoque de la vida. Una aclaración: puede trabajar afuera, pero su cabeza y su corazón están ubicadas en ese “otro lugar”.

Ahora bien …

Supongamos por un momento que Ud. tiene una fábrica de productos de bijouterie por ejemplo …

Sus compradores antes eran mujeres que compraban dos aros iguales. Hoy … ¿son mujeres?¿son varones?¿compran uno o dos aros? Si son dos ¿los dos son iguales? ¿qué “formas” va a producir?

Antes era más fácil. Dos aros de perlas y listo. Hoy puede no saber qué ofrecer. Ni cómo hacerlo.

Cuando Ud. lanza un producto nuevo al mercado … ¿qué colores va a usar? ¿colores cálidos que son estimulantes, alegres y hasta excitantes? o ¿fríos, un poco más tranquilos, sedantes y en algunos casos deprimentes? ¿formas redondeadas o con puntas? …

Y la pregunta del millón …¿a quién va a dirigir el mensaje?¿a cuál de los 4 sexos?

Esta serie de preguntas son válidas tanto para teléfonos celulares como para autos, jeans o tarjetas de crédito, envases de bebidas o carteras (porque no se olvide que hay varones que también usan carteras y mujeres que llevan corbatas).

Ahora mire a su costado …. y no se sorprenda. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s