El genio detrás de la manzana

Era el  17 de enero del 2011 y una noticia  sacudia el mundo de la tecnología, Steve Jobs anuncia, por tercera ocasión en seis años, un retiro temporal por problemas de salud.
No es ningún secreto que Jobs fue diagnosticado hace años con cáncer de pancreas, enfermedad a la que aparentemente había logrado vencer. Sin embargo, apenas en 2009 se anunció que fue objeto de un trasplante de hígado. ¿Qué le sucede ahora? Nadie lo sabe a cabalidad, sin embargo, muchos diarios publicaron, casi con tufo amarillista, una secuencia fotográfica de cómo su cuerpo se ha ido deteriorando.

Independientemente de cuál sea la realidad médica y de cuál sea el destino del líder de Apple de 55 años, hay una verdad innegable: Steve Jobs pasará a las páginas de la historia del marketing tecnológico como un genio.
Jobs fundó Apple con Steve Wozniak en el 76, sin embargo tuvo que dejar su propia compañía en 1985, cuando recién se había lanzado una de las máquinas que cambiaría la historia, la Macintosh.
Como buen pirata de Silicon Valley, Jobs había asaltado el barco de Xerox con plena visión comercial, robándole la idea de las ventanas como interfaz gráfica para introducirlas en la Macintosh. Con ello, este ordenador se convirtió en el más adelantado de su tiempo, aunque al inicio no fue del todo comprendido y eso le costó su salida de Apple en el 85. No obstante, Jobs ya demostraba su genialidad y visión de mercado.
Steve Jobs tras su salida de Apple, compró por 10 millones de dólares la empresa The Graphics Group, que se convertiría en Pixar. Con Jobs al frente se firmó el acuerdo para producir películas animadas para Walt Disney. En 1995 se estrenó en los cines Toy Story, el primer largometraje generado completamente por ordenador, y que fuera el mayor éxito de taquilla de aquel año y la primera película de Walt Disney-Pixar en ganar un Óscar. Años después, cuando Disney decidió comprar a Pixar por 7,400 millones de dólares, Jobs se convirtió en el mayor accionista individual de la compañía, con una participación de 7%.
Con Apple a punto de la quiebra, en una medida desesperada, invitaron a Jobs a regresar en 1997; ese mismo año se lanzó la iMac, una computadora que tenía el monitor y el CPU integrados en un mismo cuerpo; esto y su coraza turquesa translúcida fueron revolucionarias e hicieron que cualquier otra computadora de ese momento luciera como del siglo pasado. Gracias a las fuertes ventas del iMac, las acciones de Apple llegaron al nivel más alto en muchos años.
Desde entonces, la Mac ha seguido evolucionando y revolucionando el mercado, incluyendo diseños sobresalientes como la laptop más delgada del mundo. Con este marco cabe señalar que la Macintosh es desde los 90´s la herramienta por excelencia de los diseñadores gráficos, al menos de los que se precian de ser profesionales.
No obstante el éxito de convertir a la Mac en un objeto de deseo y encontrarle un buen nicho, Jobs sabía que la guerra por el mercado de los ordenadores se había perdido hacía muchos años, por lo que tuvo que demostrar su genialidad una vez más.
El 23 de octubre del 2001, Apple lanzó el iPod, un reproductor multimedia portátil que revolucionaría al mundo; si bien este gadget fue un hit, el as bajo la manga fue iTunes, lanzado en 2003, un programa para reproducir, organizar y comprar música por canciones… Esta industria jamás volvería a ser la misma.
Con ventas millonarias en canciones y gadgets, Apple extendió la familia de los iPod a otros formatos como el mini, el shuffle o las ediciones especiales. Si bien como instrumento tecnológico es una belleza, el verdadero éxito del iPod es, al igual que con las Mac, el haber logrado convertirse en un objeto de deseo.
Si Apple había revolucionado el cómputo y la música, la compañía de la manzana aún tendría más terreno más que conquistar de la mano de Jobs: la telefonía.
En 2007, tras varios rumores y especulaciones que circulaban desde hacía meses, Apple lanzó el iPhone, un teléfono inteligente multimedia con internet, pantalla táctil y una elegante interfaz que dejo boquiabiertos a todos. La revista Time lo nombró el invento del año en 2009 y no tardó en convertirse en el producto más codiciado del mercado. Hoy en día, el iPhone es clasificado por muchos como el mejor teléfono del mundo y ha forzado a la industria y a los gigantes tecnológicos a esforzarse por tratar de igualarle, situación que apenas está comenzando a suceder.
Lo lógico sería que después de tantos éxitos, Apple se concentrara en esos mercados, sin embargo, tenían una última carta que jugar y que, lo mismo que sus otros productos, catalizaría toda la industria. El 27 de enero del 2010, la compañía lanzó un dispositivo que inauguraría una nueva categoría, el iPad.
Días después de su lanzamiento, este gadget tuvo muchas críticas porque algunos esperaban más funcionalidades, sin embargo poco a poco fue encontrando su lugar en el mercado y al día de hoy se ha vendido por millones. El iPad es en realidad una tableta táctil con una pantalla de casi 25 cm, que combina eficazmente funciones del iPod, el iPhone y los readers.
Una de las 22 Leyes Inmutables del Marketing señala que lo óptimo para ser un líder es inaugurar una categoría, y es justamente lo que hizo el iPad, por lo que a pesar de las críticas, Apple logró cosechar amplios frutos de esta acción, que obligaría nuevamente a los competidores a reaccionar y a lanzar sus propias tabletas. Apenas hace unos días se señaló que si se tomaban en cuenta estos dispositivos, Apple era hoy ya el 3er fabricante de computadoras del mundo. Qué lejos quedaron los ochentas, cuando Apple perdiera la guerra del cómputo y nadie escuchara a su fundador… Hoy queda claro que Jobs siempre fue un líder proactivo, y el mercado tras él, siempre fue reactivo.
En diciembre de 2009 Steve Jobs fue elegido director ejecutivo del año por la revista Harvard Business Review por incrementar en 150,000 millones el valor en bolsa de Apple en los últimos 12 años. También fue elegido “CEO de la década” por la revista Fortune, y si bien no ha estado solo en su gesta, a él se le debe indudablemente que Apple se convirtiera en la compañía más valiosa del planeta en términos bursátiles durante el 2010 en el sector tecnológico, y la segunda de cualquier otra industria, sólo detrás de Exxon Mobil.
De hecho, el anuncio mismo del retiro de Jobs fue en una fecha estratégica para proteger a la marca, ya que justo un día después, Apple reportó su trimestre financiero récord, con un incremento en las ganancias de 78% frente al año anterior y de 71% en las ventas.
Steve Jobs es sin duda alguna, la mente detrás de la marca y se retira cubierto de gloria. Hasta el 17 de enero fue el presidente de Apple Inc. y aún hoy es el máximo accionista individual de The Walt Disney Company. Sí, incuestionablemente ha sido un hombre con grandes defectos; de hecho se dice que Wozniak, su amigo y co-fundador de Apple, se retiró a causa de la compleja personalidad de Jobs, a pesar de que éste le rogó que no lo hiciera. Jobs indudablemente es un ególatra, sin embargo es también un gigante en la historia del marketing tecnológico. Sus presentaciones se hicieron legendarias y sentaron escuela; su pasión, talento y visión sacudieron una y otra vez los mercados a favor de Apple e hicieron que las estrategias “me too” fueran comunes entre sus rivales. Jobs hizo realidad un axioma que él acuñara: Apple no tiene clientes, tiene fans.
Algunos se han atrevido a decir que Mark Zuckerberg es el nuevo Steve Jobs… Con todo respeto hay que señalar que ser el joven más rico del mundo no da el ancho suficiente para llenar el espacio histórico del hombre creador de la manzana.
Jobs se va, sólo porque la vida misma se lo está pidiendo a gritos… el cuerpo, como a muchos otros dotados, le ha resultado insuficiente, sin embargo, y tras muchos calificativos que se le puedan otorgar, es seguro que la historia no le escatimará uno… “Genio.”

 

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Alejandro A. Perez dice:

    Esta muy chida la nota
    saludos

    Me gusta

    1. Así es Alex, Podemos ver que el éxito de Disney ha sido en los últimos años Pixar y Jobs fue parte de ese crecimiento más allá de que como dicen robar una idea que no se aplica y efectuarla con maestría no es robar si no se más vivo. (Nota por lo de Xerox y sus ventanas)

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .